Auriculoterapia

La oreja esta inervada por tres pares de nervios craneales estos son el neumogástrico o vago, trigémino y plexo cervical superficial. Estos nervios, provienen del tronco encefálico y del bulbo raquídeo, que son entretejidos de la formación reticular. La formación reticular es una gran red neuronal que recorre todo el tronco encefálico extendiéndose hacia la médula espinal. Se encuentra por donde pasan las grandes vías aferentes y eferentes, por lo tanto está constantemente recibiendo estímulos que van  por esas vías… Por tanto la formación reticular tiene gran importancia en la auriculoterapia, de forma que estimulando la oreja se recorre un trayecto corto hacia la formación reticular, desde allí hacia el cerebro y del cerebro a la zona estimulada. Esta vía, oreja-formación reticular-cuerpo explica los efectos rápidos y eficientes en el tratamiento de alteraciones.

En el pabellón auricular tenemos reflejado perfectamente todo nuestro organismo y desde el cual podemos ayudar a su recuperación.