Siete lesiones frecuentes en osteopatia

Nuestro cuerpo es algo más que un conjunto de músculos huesos y órganos. Contiene la historia de todos los acontecimientos de nuestra vida, tanto positivos como negativos cuyo impacto se ha instalado en la memoria de nuestros tejidos  celulares y nuestro campo energético.

  Antes de empezar a exponer las lesiones Osteopáticas más frecuentes, me gustaría explicaros brevemente que es la Osteopatía, en especial a aquellos que no hayan leído artículos previos.

La Osteopatía  fue creada por el médico estadounidense Andrew Taylor Still en 1874, a raíz de la muerte de tres de sus hijos; este hecho supuso romper con la medicina oficial y crear un método más natural de aproximación a la enfermedad, lo que le acarreó grandes enemigos, críticas y desprecios no sólo por parte del público en general sino también de sus propios compañeros de profesión. Pero el tiempo pone a cada uno en su sitio y posteriormente   los resultados pudieron  más que todos los obstáculos. Actualmente la Osteopatía  es una terapia manual  que actúa sobre el sistema músculo-esquelético (articulaciones, músculos, ligamentos y envoltorios tendomusculares llamados fascias) y otros sistemas como el nervioso, endocrino, digestivo…etc, así como en bloqueos somato emocionales.

Su objetivo es aliviar el dolor, incrementar la movilidad de los diferentes tejidos entre si y establecer la armonía global y la salud del organismo.

Considera el cuerpo humano como un conjunto anatómico, fisiológico  y psicoemocional en el que los elementos constitutivos  son interdependientes. Por ello la Osteopatía es una terapia manual que entiende al individuo en su globalidad a diferencia de la medicina alopática que suele “segmentar” al cuerpo en múltiples órganos sin interrelación alguna.

Para la Osteopatia una lesión no es solamente un daño o atentado grave que produce un cambio anormal en la estructura ya sea interna o externa del cuerpo (fracturas, luxaciones, desgarros, golpes, enfermedad, etc.)

Para el osteópata lo más importante no es el dolor (  que no siempre coincide con el origen de la patología) sino la pérdida de movimiento de una articulación, de un órgano, de un músculo o ligamento. Es ahí donde encontramos la base de la lesión Osteopática.  Como bien dice la máxima: “Donde hay movimiento hay vida”.

A continuación enumeraré las lesiones más frecuentes en Osteopatia:

1º LESIONES LUMBARES:

La difusión más común a nivel de la columna vertebras son los lumbagos, ya sean agudos o crónicos. Su sintomatología es un dolor agudo repentino en la zona baja de la espalda que incapacita o limita la flexión, extensión y rotación del tronco. Se suele volver crónico por múltiples factores: mala postura corporal, una pierna más corta que otra, pies planos o cavos, artrosis, obesidad, factores climáticos (humedad, frio…).  A veces un acto tan banal como agacharse a recoger un objeto del suelo puede causar una crisis aguda que nos deja “doblados” sin posibilidad de erguirse. Todo tiene su explicación.

Las articulaciones funcionan, en ocasiones, a modo de bisagras. Cuando nos flexionamos lar articulaciones vertebrales del tronco “Se abren”, y al volver a la posición erguida  “se cierran”.

 Si ya existe un desequilibrio pélvico previo, este simple gesto de agacharse se convierte en un desencadenante que imposibilita el cierre, la vuelta a su posición normal de la articulación vertebral.

Una de las lesiones lumbares que más atiendo en consulta son las hernias discales y protusiones a nivel de las vertebras lumbares: L4, L5, y S1.

Esta disfunción deriva la mayoría de las veces de un lumbago mal curado, es decir recidivante.  La Osteopatía se resuelve muy eficaz tanto en lumbagos como en hernias discales; tan sólo el 5% de estas necesitan intervención quirúrgicas, eso significa que el 95% tienen solución manual, si se interviene a tiempo.

La región lumbar es la base de la columna, en especial L5/S1, en ciertos casos su lesión es un expresión de dos conflictos básicos: sexualidad, (pareja) y vida material (dinero, trabajo…)

2.- LESIONES DEL TUNEL CARPIANO 

El síndrome del túnel carpiano es una inflamación de uno de los  nervios que pasan a través del túnel que forman los huesos del carpo (La muñeca) creando impotencia funcional, pérdida de fuerza en la apertura- cierre de la mano. Su tratamiento va siempre asociado a la resolución de disfunciones cervicales y de la articulación del hombro.

La mano tiene una función psicofísica muy importante que es la de tomar o soltar (objetos, situaciones…) de aquí que exprese a veces conflictos emocionales relacionados con dar o recibir.

3.- LESIONES CERVICALES CRONICAS Y AGUDAS

Las vertebras cervicales son la zona más flexible y frágil de la columna vertebral.  Entre las disfunciones agudas más representativas tenemos la tortícolis, un dolor bastante agudo que impide la flexión y rotación del cuello, a un lado  o a ambos. Entre las causas encontramos las malas posturas durante el sueño, dormir sobre el vientre, corrientes de aire frio, posturas inadecuadas ante el ordenador, etc…

  El mensaje emocional del cuello a veces tiene que ver con una dificultad en girar la cabeza y enfrentar lo que no queremos ver.

En cuanto a las cervicalgias crónicas, sus síntomas más frecuentes son la rigidez matutina, sobre todo de la nuca y molestias en  flexión y extensión de la cabeza. Entre  las causas tendremos la degeneración articular (artrosis) que aparece con la edad, las malas posturas al volante o en la realización de tareas ya sean domesticas o laborales ( largas horas frente al ordenador). En ocasiones, extender el cuello, echar la cabeza hacia atrás  para leer un letrero que se encuentra por encima de nosotros causará cierto malestar o tensión. Incluso   a veces mirar la televisión a veces situada en una posición que implica echar hacia atrás la cabeza. Las cervicalgias también pueden estar causadas por posturas de yoga mal ejecutadas por accidentes de trafico (el llamado latigazo cervical) etc…  El tiempo del tratamiento suele ser aproximadamente entre cuatro y ocho sesiones, según el caso.

4.-CEFALEAS Y MIGRAÑAS

Provocan dolores situados normalmente en la base del cráneo, con irradiaciones a la altura de los ojos, frente o mandíbula. Cuando el dolor es muy específico de una región del cráneo se llama migraña. Puede ir acompañado de vértigo, mareos, trastornos abdominales, falta de concentración…etc.

Entre las causas más comunes encontraríamos los traumatismos craneales o cervicales, desequilibrios pélvicos, dietéticos, vasculares, hormonales (trastornos  de la menstruación), artrosis cervical, trastornos neurovegetativos, vesícula atona, dispepsia (malas digestiones).  El tratamiento es muy variable, hay que tener muy en cuenta determinados factores como los hábitos nutricionales, posturas y problemas emocionales vinculados al estrés laboral y efectivo.

La más común de las cefaleas es la Neuralgias de Arnold, que corresponde a la irritación nerviosa provocada por las raíces nerviosas de las dos primeras vértebras cervicales. Emocionalmente las migrañas implican una necesidad de tener bajo contros nuestro entorno y buscar soluciones sólo mentales.

5.- NEURALGIA CERVICOBRAQUIAL “CIATICA DE HOMBRO”

Suele ser una de las consecuencias de las cervicalgias crónicas, sus síntomas son: hormigueos, perdidas  de fuerza y sensibilidad tanto en los brazos como en los dedos de la mano, en especial el pulgar, índice y anular. Su tratamiento tendría el mismo proceder que el de las cervicalgias crónicas.

6.- El vértigo es una sensación de falta de equilibrio y de inestabilidad. Da la impresión de estar ebrio o de encontrarse en un barco. A veces suele producirse este estado cuando nos levantamos de la cama; “la habitación me da vueltas” es la expresión mas común.      En Osteopatia se distinguen dos clases de vértigos. Por un lado estarían los de origen craneal, debidos a desequilibrios de hueso temporal que es el soporte óseo del oído. Y por otro los vértigos de origen cervical, que son debidos a la tensión crónica de la musculatura del cuello, que daría lugar a la compresión de las arterias, y venas y nervios que los atraviesan y también a un pequeño desajuste de la 1ª y 2ª cervical.

7.- PATOLOGIAS DEL PIE:

En el esguince de tobillo es una de las disfunciones más comunes en consulta. Torcemos el pie bruscamente y se produce una inflamación, “un globo” bien visible, dando lugar a una impotencia funcional y dificultad para la marcha. Bastaría entre dos y cuatro sesiones para una recuperación efectiva.

Otra patología del pie importante es el Neuroma Morton, una compresión de los nervios interdigitales a la altura del tercer y cuarto metarsiano. Produce dificultad para la marcha y generalmente se da en mujeres a partir de 30 años por un uso prolongado de calzado estrecho y tacones de más de 3 centímetros.  El hundimiento de la cabeza de los metatarsianos es otra afección muy común, también conocida como metatarsalgias.   El tratamiento de ambas patologías dependerá mucho del estado de las articulaciones que se encuentran por encima del pie, en línea ascendente: tobillo, rodilla, cadera y pelvis.      Por ultimo me gustaría señalar que todas las disfunciones aquí expuestas adquieren una visión mucho más global cuando  podemos entender no sólo con el intelecto, sino también con el cuerpo el lenguaje de la enfermedad. Hay que apuntar el significado que apunta la enfermedad  en la conexión existente entre el cuerpo, la mente y la emoción. Aspectos que son compartidos y puesto en práctica con la Osteopatia.